En un solo día nos enteramos de la implicación directa de un viceconsejero en el lío de las prejubilaciones fraudulentas financiadas por la Junta, de la querella de un sindicato contra el consejero de Empleo, de la grave caída de la economía andaluza, del presunto desvío de fondos del Plan E por parte de un alcalde, de que hay trabajadores que no cobran hace ocho meses porque la Junta de los EREs no paga sus subvenciones –¡encima!–, de que la consejera de Salud nombra como le da la gana a los cargos hospitalarios, de que Fomento quiere tangarnos en Málaga, que otro edil de Sevilla es imputado y de que, en plena crisis educativa, la universidad Olavide organiza ¡un máster cofradiero! Vivimos con un pie en el infierno, otro en el limbo y la cabeza en las nubes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.