Está resultando desmoralizador el último acto de la legislatura. Hay gobierno regionales en los que los entrantes acusan a los salientes de destruir o escamotear masivamente la documentación oficial, hay Ayuntamientos grandes y pequeños dedicados a “legalizar” facturas irregulares a base de improvisados reconocimiento de deuda a los acreedores, hay adjudicaciones de mayor cuantía concedidas “in extremis” por ediles “en funciones” a saber por qué pero, en todo caso, condicionando irreparablemente al sucesor con esos compromisos, van y vienen las máquinas por algunas instituciones trituradoras de documentos, y hasta se ha recurrido a aceleradas quemas de sabe Dios qué papeles. Un espectáculo denigrante, una exhibición de trampeo impropia de una democracia cada día más mediatizada por los intereses de los partidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.