Incomprensible, inaceptable y todo lo que ustedes quieran, la actitud del PSOE de alegar confidencialidad para no desvelar las subvenciones concedidas, para proteger en Bollullos a una diputada imputada de cuatro delitos graves o para actuar, como lo está haciendo en Beas, al contrario de cómo dispone el TSJA. Son demasiados enroques, demasiados blindajes, para que una política pueda reclamarse medianamente clara y libre de sospecha. ¿Por qué lo hace el partido, qué tienen los blindados capaz de forzar tanta arriesgada protección? Eso es lo que se preguntará la gente, cada día más distanciada de una política vidriosa y encima partidista a ultranza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.