Diversas son las opiniones sobre el juez Serrano, cabeza teórica de Vox en Andalucía. No le faltaron apoyos cuando él mismo sufrió una injusta campaña que le costó su carrera, pero esos afectos andan hoy desconcertados ante sus inadmisibles declaraciones sobre la sentencia de “la Manada”. Cómo habrá sido la cosa que Vox no ha tardado en desmarcarse, que es lo menos que podía hacer, pero queda en el aire la incógnita de qué ha podido mover a un hombre acreditado como él para lanzarse en tromba no sólo contra el sentir generalizado en toda España, sino contra la mismísima cúpula institucional de la Justicia, a la que descalifica por completo. Cuesta creer que la práctica totalidad de la ciudadanía lleve cambiado el paso que solamente marque como es debido este juez tonante. A más de uno nos aflige esta exhibición desatinada por parte de la misma persona a la que, en su momento, hubimos de apoyar sin reservas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.