Muy por debajo de la media nacional, más de uno de cada siete andaluces ha de aviárselas para vivir con mil euros raspados al mes, un dato al que si se le suman los cientos de miles de pensionistas que cobran –también bajo la media española—menos de 700 euros, ofrece una imagen desoladora de una región que, tras treinta años de hegemonía socialdemócrata, no es la arrolladora realidad que quiere pintar la Junta sino un casi inexplicable fracaso. ¿O será que la realidad es diferente a la estadística y esos andaluces reciben bastante más de lo que dicen recibir en el medio idóneo que les ofrece la economía sumergida en una sociedad subsidiada? Seguro que nuestros poderes públicos no quieren ni por asomo conocer las respuestas.

1 Comentario

  1. Con tres días de retraso retomo el hilo de las noticias españolas y las aclaracioes de don José António. Espero con toda el alama que lo que apunta usted sea verdad y que la economía sumergida, la que se avían los pueblos en silencio y a pesar de las autoridades , sea pujante y compense la incuria y deshonestidad de los mandamases.
    Besos don José António.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.