Me enseñan, allá por la Costa del Sol, un video con el debatillo televisado entre la candidata marbellí del PP, Ángeles Muñoz, y el candidato a palos, Paulino Plata. ¿Por qué tanto aplomo en esa mujer joven y con experiencia limitada, por qué tanta visible inquietud en un pavo tan placeado como el ex-consejero, en cuya cara se superponen los tics ilustrativos de su restado de ánimo? Y luego me cuentan el mitin de Rajoy, multitudinario, como no se recordaban en el Palacio de Exposiciones de la ciudad desde los tiempos en que el ‘Ostentóreo’ retiraba todos los paneles para que cupiera desahogada su vasta clientela, indicio más que sugerente de por dónde van los tiros en una ciudad saqueada, manipulada, engañada, que quiere salir del agujero y no se fía ni poco ni mucho ni de oportunistas con paracaídas ni de candidatos que han debido ser arrastrados hasta el cartel. Marbella va a ser, por una vez, algo más que una noticia en la crónica negra. Va a ser, ni más ni menos, que el gran test de las elecciones que vienen.

1 Comentario

Responder a pepe (marbellero) Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.