<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:Verdana; panose-1:2 11 6 4 3 5 4 4 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:536871559 0 0 0 415 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>

El Consejo Escolar de Andalucía rechazó con energía hace bien poco –el 3 de marzo, exactamente– el inexplicado proyecto de la consejería de adelantar un casi simbólicamente el curso escolar. El mismo organismo acaba ahora de apoyar el decreto preparado por la Junta, eso sí, con el voto en contra de los sindicatos y de la patronal de la enseñanza concertada, lo que indica que ha sido la representación familiar la que cambió de criterio, como siempre al servicio de la Administración protectora. Bueno, ¿y ahora qué, cree alguien que unos días más remediarán el tremendo fracaso de nuestra enseñanza, por qué la Junta, tras arruinar el sistema, impone por decreto en lugar de negociar con los que saben? El CEA sirve justamente para que no haya que contestar a estas preguntas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.