Una asociación de jóvenes investigadores “precarios” acaba de denunciar que la Junta de Andalucía, es decir su publicitada consejería de Innovación y no sé cuántas cosas más, lejos de aumentar como predica las ayudas a la investigación, anda reduciéndolas, empezando por los celebrados programas de “perfeccionamiento” y “retorno” que mantenían a los doctores que ampliaban su formación científica en el extranjero tanto como a los que regresaban a España, que ahora han sido abolidos de un plumazo. La Junta ha apostado por el “bernatsorianismo”, es evidente, o sea, por invertir en el escaparate más que en la bodega y cuidar más la exhibición que el trabajo de fondo, opción sin duda electoralista que contradice el espíritu que en teoría promete cuidar nuestra propia comunidad científica para evitar que se desperdicie o se disperse. El Atraso andaluz está garantizado, pues, al margen de las propagandas. Salir den el NO-DO no hará que las cosas varíen.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.