Ya está: la consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, lo dijo ayer alto y claro que más no cabe: no habrá carretera Huelva-Cádiz. Ya se pueden alegar razones, ya puede pesar el argumento de que carece de sentido seguir viviendo de espaldas como en tiempos de Argantonio, ya pueden los empresarios, como van a hacer hoy mismo, poner primeras piedras simbólicas de las que la Junta se carcajea. Se trata esta vez, es verdad, de una tradición de su partido que, desde finales de los 60 viene dando la matraca con el Apocalipsis que supondría esa vía tan lógica como necesaria. Y también, por supuesto, de que en la Junta hay prioridades y prioridades, y las que conciernen a Huelva no suelen llevar el sello de urgencia. ¡Pero si ni siquiera saben cuando harán el desdoble famoso con el que dieron la que dieron mientras gobernaba el PP! La consejera debe de haber pensado que más vale una vez colorada que ciento amarilla. A los onubenses no les queda, como de costumbre, más que tragar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.