Sin noticias de la presunta conexión marbellí de Almonte ni del estudiado pelotazo de Riotinto, surge la noticia de que una de las tránsfugas de Gibraleón ha ocultado al Ayuntamiento su condición de apoderada de dos inmobiliarias de tronío que se proponen actuar en la localidad. Así, sin papeles ni mandangas: compatible por autodesignación y a la norma de compatibilidad, obligatoria para todos, que le vayan dando. Muchas “conexiones” son ya ésas, mucha causualidad tantas proximidades entre el mercado inmobiliario y el mercado político, en el que, al parecer, la oferta aumenta al ritmo de la demanda. Me imagino que el PSOE negará primero, eso se comprende, pero que luego, cuando ya no quede resquicio, tendrá que hacer algo con su “ex no es”, no sé, pues pronunciarse al menos y decir que eso está muy feo y que esas cosas no deben hacerse. Sube la marea de basura que parece que estamos en Santiago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.