No parece que haya forma de despolitizar los proyectos públicos. El Ensanche, la Ciudad de la Justicia o la carretera Huelva-Cádiz son tres buenos ejemplos de cómo el PSOE y su Junta cifra su estrategia en llevar la contraria al rival político sin más razones ni mejores criterios. Vamos, convencido estoy de que si el PP hubiera apostado por unir Huelva con Cádiz a través de Sevilla –solución ya existente hace tres mil años—la Junta hubiera echado su cuarto a espadas por el proyecto Norte. Es una pena y algo peor, desde luego, comprobar que la única razón política sea la de contradecir el adversario, caiga quien caiga y cueste lo que cueste, incluso en este caso, el único en España en que dos capitales contiguas están incomunicadas. Y es intolerable que porque el PSOE no digiera la hegemonía de Pedro Rodríguez en la capital, castigue a los onubenses con tanta terquedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.