Desde los albores de la democracia nunca unas municipales se habían supeditado tanto de las otras elecciones como las que hoy terminan. Se ha creado un clima de comicio general, alejado de la vida de los municipios y sus problemas, atento ante todo a preparar las autonómicas y generales que, tras el verano, servirán de prueba del 9 del cambiazo ocurrido por sorpresa el 11-M. El PP se juega hoy mantener su única ventaja en nuestra región –el éxito urbano de sus candidaturas municipales– y el PSOE lo contrario, esto es, comprobar si definitivamente su dependencia del voto rural, con lo que ello implica, es irremediable. En todo caso, las prisas de Chaves por anunciar las autonómicas y el espectacular despliegue de campaña que ha hecho su partido, sugieren que debe de andar menos sobrado de expectativas de lo que trata de hacer creer a la opinión. Un buen resultado del PP, en consecuencia, abriría el camino de ese “cambio imparable” que pregona Rajoy, y un triunfo del PSOE, nos vendría a dar más de lo mismo. Andalucía sigue siendo clave para el conjunto de España. Salga lo que salga de las urnas, hoy se va a ver quizá mejor que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.