El “caso Chaves” llega a los tribunales. El TSJA ha abierto diligencias, en efectos, para averiguar si, como denuncia el sindicato ‘Manos Limpias’, hubo tráfico de influencia y vulneración de la ley de Incompatibilidades por parte del ex-presidente de la Junta de Andalucía por adjudicar diez millones a la empresa que apoderaba su propia hija. Es posible que la cosa pudiera no haber llegado tan lejos si desde un principio se acepta la obviedad y se dan explicaciones, y probable que el enroque de la Junta en no reconocer un hecho tan clamoroso le haya salido como tiro por la culata. Este diario, que descubrió el caso, es el único al que se le ha vedado el acceso al expediente. Al TSJA no se lo van a poder negar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.