Es inimaginable qué sería de esta política parcheadora sin ese invento que son las “hojas de ruta”. ¿Cómo vivíamos antes de que al yanqui se le ocurriera ese concepto ubicuo y multiuso? Ante un problema gravísimo, ya saben, creen una comisión de estudios; ante uno insoluble, esgriman una “hoja de ruta”. Que es, ni más ni menos, lo que la Junta está haciendo en Astilleros ante los manejos de los empresarios y la veleidad de los sindicatos, por no hablar del desistimiento de un PSOE en el poder que dio mítines en sus talleres cuando le convino y ahora ni está ni se le espera. Cuando alguien les venga con el cuento de la “hoja de ruta” échense a temblar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.