Se han visto pocas providencias tan insensatas como la declaración de obligatoriedad de los ciudadanos de asistir en las mesas electorales –eso sí, embutidos en un complicado “Epi”—en plena pandemia descontrolada. Pero en Cataluña esa cuestión es ya baladí habida cuenta de cómo está aquel patio. Nunca habíamos imaginado una campaña electoral con nueve delincuentes –y hoy presidiarios en libertad consentida– posando en un cartel como el que hoy autoriza el populismo sanchista. Delincuentes y contumaces, como lo prueban sus propias declaraciones. Uno dice, en efecto, parafraseando a Horacio, que en Cataluña no habrá independencia mientras los hijos (de los condenados por sedición) no asuman la obligación de morir por la patria: “Dulce et decorum est pro patria mori”, ya saben. Otros resumen su rebeldía en una frase inexplicablemente impune: “Ho tornaren a fer”…, repetiremos el delito flagrante de sedición  y que le vayan dando al Tribunal Supremo. Y por si algo faltara, el Dr. Sánchez ha puesto la suerte de las autonomías en manos de un saltimbanqui  partidario de lo que nuestros trasbuelos llamaron la “destruyción” de España.

Ya veremos qué ocurre más allá de los sondeos, pero de momento parece evidente que, salga el resultado que salga, sólo dos posibilidades se abrirán al futuro inmediato: una Generalitat en manos de los propios delincuentes y afines, o un “tripartito” como el que ya padeció la región y pagamos entre todos, blanqueado, una vez más, por este PSOE en caída libre. ¿Que han prometido esto y lo otro? ¡Pero, hombre, no haga caso, sabiendo como sabemos lo poco que valen los “compromisos” en manos de estos trujimanes! Illa sueña hoy secretamente con un tingladillo compartido con los separatistas de ERC y apoyado por los antisistema de Podemos, ese espectro al que Sánchez hacía responsable de su insomnio, porque debe de pensar que, cualquier otra opción, por ejemplo, la de un poder separatista genuino, podría ser peor. ¿Y hemos de creerle justo cuando Sánchez vota en el Congreso volver a la pamema de la famosa “mesa de gobiernos” para discutir sin restricciones, incluso la eventual autodeterminación o el indecente indulto rebautizado como amnistía?

“Ho tornaran a fer”, no lo duden, y la culpa no debería cargarse sólo en la cuenta de los delincuentes, ya que actúan en perfecta sintonía con el Gobierno legítimo, aparte de quien avisa, no es traidor. Dicen que uno de los gananciosos de estos comicios puede ser la extrema derecha. Lo lamentaré en el alma pero no puedo decir que me sorprenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.