IU le debe a El Monte 2’3 millones. El PSOE domina El Monte de arriba abajo. Ergo, IU deberá marcar el paso conforme le toque el pito, con perdón, el furriel de su adversario/enemigo tradicional. Vueltas que da el mundo, datos que explican por entero la sumisión (el radicalismo eventual no pasa de simple coartada) demostrada durante tantos años, razones que dejan claras –una vez más– las razones que IU puede tener y tiene para no sacar el pie del camino y desfilar atenta a los deseos del acreedor. Pero la reflexión a que debe llevarnos este mal ejemplo no es la de este consabido cambalache, sino la de que, mientras tanto padre de familia revuelve insomne sus cuentas domésticas, los partidos se reparten el dinero de los impositores como quien desgarra la túnica inconsútil. Viven de pedir de vez en cuando que el Rey entregue sus cuentas o de acosar a algún financiero pillado ‘in fraganti’, pero ellos jamás muestran su contabilidad. Los amos del cortijo le llaman a esto “paz social”. Los náufragos de la izquierda posible ya no saben ni cómo llamarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.