Sé bien que hablamos de un tema aviejo, de una reliquia del imaginario progre incapaz de percatarse del paso del tiempo, pero la vuelta a la actualidad de la reclamación de una carretera Huelva-Cádiz, la plantee el PP o su porquero, es algo que el PSOE (la Junta de todos, la Diputación de ellos) no va a tener más remedio que acabar tomando en cuenta tras la incorporación de los empresarios a la demanda. La Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC), las Cámaras de Comercio de esa capital y de Jerez, junto a las de Sevilla, Huelva y Ayamonte, además de la Federación Onubense de Empresarios (FOE) representan a un sector demasiado amplio e influyente de la vida de las dos provincias que no puede ser olímpicamente desoído por un arbitrismo que, a estas alturas, resulta ya un poco arcaico. No tiene sentido mantener el histórico aislamiento de dos capitales geográficamente vecinas más allá del elemental acuerdo medioambiental cuando estamos ya unidos por autopista en todas las direcciones posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.