Debe ponerse en claro sin demora el incidente, gravísimo incidente, claro, ocurrido en El Terrón lepero con motivo del llamado “expolio” de una casa por presunta “ocupación ilegal del dominio público”. Cuesta creer lo que se dice, a saber, que el grupo actuante no portaba orden judicial o incluso que la parte afectada y su abogado no consiguieron que se identificase la “jueza” que como tal actuó por las bravas. El mismo detalle del registro/desalojo/expolio es tremendo: se llevaron hasta la ropa interior. ¿Para qué, con qué objeto se desvalija una morada por muy ilegal que su emplazamiento pudiera ser? Pero sobre todo, hay que insistir, urge que se acredite la condición de jueza de quien como tal actuó, porque sólo faltaba que resulte no serlo. Tanto la autoridad judicial como la gubernativa deben una explicación no sólo a los “expoliados” sino –hoy por ti, mañana por mí– a todos los ciudadanos onubenses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.