El ex-alcalde de Ayamonte, el controvertido Rafael González, se ha mostrado dispuesto a volver por donde se fue y optar nuevamente a encabezar ese Ayuntamiento al que, en los últimos tiempos, incluidos los suyos, no le han faltado problemas. Se ve que el gusanillo de la política funciona más de lo que pueda creerse, pero está por ver si, a pesar de las dificultades actuales, su partido se olvida de sus pasadas actitudes y se arriesga a devolverle la vara. Debe de ser fascinante para un  trabajador de a pie como González verse en el epicentro de un millonario seísmo como el que ha conmovido durante estas décadas a su consistorio. Fascinante y atractivo, desde luego, como demuestra esta inverosímil marcha atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.