Guerra de Cajas en Madrid, zafarrancho pepero por controlar la pasta de la región, pelea a cara de perro por hacerse con el instrumento que de verdad sostiene al Poder. Guerra de Cajas sociata en Andalucía, donde Chaves no se conforma ya con controlar absolutamente esas entidades de una en una sino que sueña con controlarlas a todas pulsando un único botón. Mientras no se libere a las Cajas de la férula de los partidos, la democracia cojeará sensiblemente en este país donde a cualquiera se le embarga a las primeras de cambio mientras a los partidos se les condonan sus préstamos (¡incluyendo al propio Chaves!) y si te vi no me acuerdo. La pelea por las Cajas revela lo peor de la ambición política al tiempo que pone de relieve que todos están interesados en mantener la situación.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.