No es tolerable lo que está ocurriendo en el “Virgen de las Nieves” de Granada, donde unos médicos denuncian la presencia de un hongo letal –y de hecho, algo debe de haber cuando se ha cerrado una planta y trasladado a los enfermos—mientras algún otro califica a sus compañeros de intoxicadores y de “gentuza”. ¡Como para confiar en ellos! La Junta debe aclarar con urgencia por qué se ha cesado al gerente, por qué no se hicieron autopsias en los casos sospechosos y si lleva o no lleva razón ese agresivo crítico de los críticos que sostiene que todo es una simple campaña de desprestigio. Entre otras cosas porque sobran sentencias condenando al SAS y porque la primera obligación de un sistema sanitario es la transparencia. La guerra en el hospital es lo último y el pobre usuario su víctima evidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.