Hay que ver cómo tratan las Administraciones a los responsables de las construcciones ilegales cuya demolición está siendo ordenada –¡a buenas horas, mangas verdes!—por los tribunales de Justicia. El presidente de la Gestora marbellí, un hombre de Chaves, saca de su chistera una solución nada salomónica: indemnizar con suelo urbanizable a los constructores ilegales perjudicados por la medida judicial, lo cual, bien mirado, no es del todo nuevo porque hace poco, en algún pueblo gaditano, la Junta pagó los platos rotos para legalizar todo lo ilegalizable (que era mucho) y contentar a todos. Cabe preguntar por qué hay que indemnizar a los responsables de una ilegalidad en lugar de sancionarlos a secas, pero todavía resulta más peregrino que, a estas alturas, estemos discutiendo sobre la ejecución de las sentencias judiciales, que el de la Gestora “se muestra dispuesto a ejecutar”, ya ven qué cosa, mientras el Defensor del Pueblo e IU reclaman la misma obviedad. ¡Teorizar sobre la ejecución de las sentencias e indemnizar a los infractores! Si esto no es el mundo al revés, que venga Dios y lo vea. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.