Golpistas impunes

Una sola cosa pone de acuerdo desde antier a la inmensa mayoría: que no tiene sentido seguir con la matraca de la ilegalidad del golpe catalán sino actuar en consecuencia. Todos sabemos –y los golpistas los primeros— que el bululú ha funcionado, pero casi ninguno alcanzamos a comprender la impunidad de sus buhoneros. ¿Por qué no están en la cárcel esos delincuentes de lesa patria? ¿Por qué no vemos otro “pacto del capó”, como el del 23-F, y a estos “tejeros” de pacotilla entre rejas? Al Gobierno de la nación se le ha podido dar un generoso margen hasta ahora, pero ya no queda otra que exigirle que aplique la Ley a los sediciosos. Lo que hizo la República en su día, simplemente: meterlos en la cárcel. Si al Gobierno le tiembla la mano, se acabó el Estado de Derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.