Si se confirman los rumores de cambio, parece lógico pensar que el éxodo de Chaves a Madrid no es sino una “patada hacia arriba” para desatascar por las bravas el problema de su sucesión en Andalucía, incluido el riesgo electoral que suponía para el PSOE su manifiesto desgaste. ZP se lo quita de en medio de esta manera inobjetable para quien tanto se resistió a cambiar Madrid por Sevilla y liquida, aunque sea con el paripé de una recuperación del gonzalismo, a toda una generación, salvo a Rubalcaba. ¿Para Andalucía? Pues probablemente ni bueno ni malo, pero seguro que los motivos de ZP no incluían nuestros intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.