Nos tiene sumidos en la perplejidad, pero fue nuestro gurú de los felices 60 y la generación tiene serias dificultades para mantener la objetividad frente a él. Me refiero a Noam Chomski, el maestro de “La guerra de Asia”, acaso –lo ha dicho el New York Times—“el intelectual vivo más influente del mundo”, una de las referencias destacadas en el ránking mundial de todos los tiempos, dicen que emparejado con Platón y Freud. Estos días ha sido rechazado en la frontera de Israel cuando iba a dar una conferencia en el marco de una campaña de propaganda palestina y ha organizado la de Dios es Cristo como corresponde a un personaje que es también un símbolo, en buena medida religioso si hemos de atenernos al culto que le profesan sus incondicionales, desde los Rollings a Bono: “es nuestro rabino, nuestro predicador, nuestro pundit, nuestro imán, nuestro sensei”, reconoce David Barsamian, quizá su principal sectario. Y en ese plan. Hace poco visitó a Chávez en su terreno y declaró que la región es hoy “la zona más estimulante del mundo” en la medida en que, por vez primera, aquellos pueblos toman en sus manos su propio destino, y no es posible olvidar –por cálida que sea aún nuestra fidelidad al mito—su extravagante racionalización del terrorismo islamista tras la catástrofe del 11-S o su exacerbada interpretación de la guerra contra el narco como una estrategia clasista de los EEUU contra los derechos civiles. Junto a las finas críticas de Chomski al sistema americano, al peso de sus oligarquías o al efecto de sus burocracias, ahí está su visión idílica –por no decir insensata—de la realidad indigenista de la Bolivia de Hugo Morales. Genio y figura. No hay tónico como la rebeldía para neutralizar los estragos de la edad. Hay incluso quien defiende que morirse a tiempo es salvarse de la quema.

 

Muchos nos hemos revelado ante la imagen del sabio detenido en el fielato pero hay que comprender también al guardafronteras. No es lógico, por otra parte, viniendo de quien se declara ciudadano americano, fundar su protesta en que sólo un país estalinista (¡como Israel!) cribaría sus visitas atendiendo a la ideología: no tiene más que echar una mirada a lo que ha pasado siempre, y acaso hoy más que nunca, en la aduana de su propio país. Pero hay razones fuertes en su argumentación que reclaman atención, contribuyendo a acrecentar la perplejidad en torno a su figura. Se puede desmitificar a Obama –Chomski lo hace hasta el ridículo—pero no defender al mismo tiempo a los sátrapas bolivarianos. Los de Vietnam hemos visto luego demasiado. Alguien ha llamado al maestro “rebelde si pausa”. Dudo que bailar esa sola letra resulte suficiente.

10 Comentarios

  1. No sé si Estados Unidos no ha incluido a Israel en la OTAN (a la que pertenece por cierto Turquía, un país que se siente atacado por los israelíes sin que la organización a la que pertenece salga en su defensa como establece la Carta Fundacional) por ser estalinista. Pero por algún déficit democrático debe ser. Supongo.

    Saludos

  2. Saca el anfitrión el tema de Israel –e incluso lo veo y oigo puntualizar con rigor y energía en la tele esta mañana– en mal momento, pero ya habrán notado que él juega en este pleito con una neutralisdad cxasi heroica en la medida en que reparte a un lado y al contrario cuando se tercia, cion importarle los juicios prefabricados. Israel actúa demencialmente por más que pueda entenderse esa brutalidad como resultado del hostigamiento que padece desde su fundación. Y la ONU es un cabildo de inútiles uncapaz de abordar vuestiones como ésta. Un asunto difícil. No se precipiten, porque lo es.

  3. Sí, don ja no se tienta la ropa a la hora de abordar temas espinosos, pero eso ya lo sabemos de sobra. En esta caso, que coincida su razonable comentario con un crimen como el perpetrado por el ejército israelí, sólo es una causalidad, pero no hay que renunciar a la disposición a celebrar o condenar a un mismo sujeto en función de las circunstancias obejtivas. Lo que jagm dice de Chomski es muy razonable (Chimsli, lam entablemente, cada día un poco menos), pero nada tiene ver eso con el asunto de la “flotilla”, dobre el que no tengo la menor duda de que jagm discrepa con fuerza.

  4. También nuestros envejecen, qué quieres usted, hombre, e incluso nosotros… ¿recuerdan al último Sartre haciendo al payaso en las manigas parisinas junto a prochinos y extremistas varios? Morir a tiempo, dice usted: me teno que lleve razón.

  5. Un valiente comentario. Chomsli nos tiene desconcertados a muchos, sobre todo tras escucharle los elogios a los dictadores bolivarianos que refiere jagm. No cabe duda de que es ierte aquello del cristal del color con que se mira…

  6. Creo que se trata de dos cuestiones diferentes, la del acosa a Israel, innegable, y el de la incomprensible bestiliadad de esas reacciones, tan propias después de todo de del pueblo que se guía por al Antiguo Testamento en su aspecto más duro y anacrónico. La ve a costar caro el incidente a Israel que parecementira que haya entrado en ese garlito de la “flotilla” teóricamente “humanitaria”, cuyo lado político salta a la vista. No aprenden ni se reprimen. Son un pueblo que ha sufrido mucho y hay que preguntarse si el resultado ha sido la insensibilidad.

  7. Hay enfrentamientos en que ninguno de los dis peleones lleva razón. Es triste pero la Historia está llena de ellos y éste es uno de esos a los que se le hace flaco favor tomando partido por uno para condenar al otro. Aparte de que, en nuestro caso, hemos pasado a recuperar, junto al antijudaísmo histórico, “la tradicional amistad hispano-árabe” de que se enorgullecía la Dictadura y el General que tanta guerra le hizo a la morisma. Templanza es lo que yo pediría ante casos como éste, con independencia de que situaciones comncretas como la reacción militar exacerbada de esos auténticos piratas de Estado resulte absolutamente reprobable.

  8. ¿Qué tal un garbeo por el Tribunal Penal Internacional? El juez-estrella que acabamos de suministrale podría lucirse empapelando a Netanyahu y se haría justicia por una vez,ya que en tantas otras ocasiones los delincuentes internacionales se van de rositas. ¿Han visto el pasillo de comedia representado en el Consejo de Seguridad de la ONU? Pues por eso mismo: al TIP con ellos. Y ay de paso0 con los Hamas , los Hizbulá, los Alqueda, los etarras, los “moros filipinos y demás parientes y efactos a la causa del terror.

  9. Un crimen escandaloso que aquí, en USA, el “otro Israel”, trae desconcertado al personal. No creo que haya hoy nadie más cabreado que Obama con este embolado que le ha metrido Netanyahu, que de paso pudiera dar pie a Turquía para camnbiar de bando y alinearse con los locos del ayatolismo iraní. Alguien ha señalado antes lo raro que es, de todas maneras, que Israel haya entrado al trapo de la “flotilla”, y comparto su extrañeza. Al menos un par de periódicos de aquí, en sus ediciones digitales, pinan en ese sentido.

  10. Pues yo estoy con quien ha opinado que no es bueno tomar partido en este campeonato de locos. Entrar en comparaciones sobre atrocidades sería absurdo, casi tanto como recurri, como hacenb algunos, al primitivo argumento de la “ocupación” del territorio, sobre el que tanto habría que hablar. Lo que la columna comenta en torno a la actitud de Chomski es un buen ejemplo que cómo se pueden añadir problemas al insoluble que ya existe y que amenaza al mundo con un conflicto de grandes proporciones.

Responder a ropón Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.