Al tiempo que desde la leal Oposición se sostiene que la sanidad es el sector peor gestionado por la Junta y un ilustre neurocirujano sostiene que “la sanidad pública es una casa para 5 en la que metes a 25”, nos enteramos de que nuestra gravosa autonomía acaba de aumentar el gasto en “indemnizaciones mensuales de vivienda” –para, al menos, 55 altos cargos– en un 20 por ciento, lo que supone que en 2018 volarán 700.000 euros de nuestros impuestos para contentar a esos “trabajadores” privilegiados a los que se les compensa ¡incluso en su carga fiscal! ¿Por qué hemos de pagarle el piso y sus impuestos a un biempagado político –con gran frecuencia sin especial cualificación profesional– si los demás trabajadores “desplazados” se pagan el suyo? Pues, sin duda, porque el que tiene la sartén por el mango, tiene el mango también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.