Gasto duplicado

El monstruo burocrático de la autonomía crece sin cesar. Cierto que nunca se procuró una Administración bien diseñada, atentos como han estado siempre nuestros políticos a mimar su “clientela” en los chiringuitos que solemos llamar “Administración paralela”. En el nuevo Presupuesto puede comprobarse el peso insoportable de ese dispendio, que incluso aumenta más que el capítulo destinado a los funcionarios. Entre “patas negras” y “enchufados” los andaluces tenemos que pagar tres veces más de lo que destinamos a inversión pública, lo que viene a ser como pagar al cocinero el triple que al proveedor. Ellos saben bien que ese ejército en nómina es un formidable colchón electoral sobre el que el “régimen” atenúa su fracaso. Seremos los últimos en casi todo, pero también los que más dineros echamos en esa alcancía electoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.