Si hay un aspecto de la presente crisis económica que ha conseguido unanimidad de criterio entre los ciudadanos es el que resume la pregunta que plantea cómo es posible que la banca siga acumulando beneficios colosales mientras el resto de los mortales pierden dinero sin remedio. Convencidos de que la crisis misma no es más que el efecto explosivo de una larga estrategia financiera mantenida artificialmente por los agentes del dinero, la opinión no alcanza a entender la razón de que los causantes del desastres sean los únicos en salvarse y menos todavía, por supuesto, el motivo por el que los Gobiernos están asistiendo a la banca con ayudas colosales de dinero público con el argumento, capcioso en buena medida, de que del mantenimiento de ese sistema culpable depende, a pesar de todo, la supervivencia del sistema de todos. El ciudadano abrumado por la plaga del paro y la ruina generalizada no puede entender que no sólo se subvencione a los responsables de la situación sino que se vuelva al sistema –abandonado en un primer momento bajo la presión masiva—de premiar a los agentes concretos del desastre con esos ‘bonos’ extraordinarios que anda cuestionando la mayoría de los Gobiernos occidentales. Hace falta desparpajo para recuperar las escandalosas primas a directivos que tanto han tenido que ver con el colapso general del sistema, incluso si los rotundos beneficios de los bancos han decrecido respecto a los logrados durante los años dorados, pero las han recuperado: el último escandaloso ejemplo lo ha dado BNP Paribas al repartir 10.00 millones de dólares entre sus ejecutivos a pesar del catastrófico panorama general. La prensa americana sostiene, por ejemplo, que casi un veinte por ciento de la fortuna adjudicada por el contribuyente para salvar la banca se ha escurrido en esos bonos de fortuna. A la banca Goldman Sachs se le atribuye una cínica variante del apotegma de Erwin Wilson: “Lo que es malo para América es bueno para la Goldman Saschs”. Hay mil ejemplos pero, créanme, en todos gana la banca.

Nunca se ha evidenciado la indefensión del contribuyente ante el tinglado financiero como durante esta crisis. En ello radica la diminuta esperanza de que tal vez alguna moraleja permita al común de los mortales salir de ella con algunas lecciones aprendidas aunque, si les soy sincero, debo decir que no confío lo más mínimo en semejante experiencia. ¡Pero si han vuelto a las andadas de los ‘bonos’ incluso antes de que se insinuaran las todavía incipientes sugerencias de mejora real! La banca gana, en resumen, incluso con el crupier cruzado de brazos. La crisis ha servido para dejar claro que el destino económico general es por completo ajeno a la acción privada. Estamos en manos de quienes estamos, eso es todo. Comprenderán que no deja de tener su lógica que los blinden y los bonifiquen precisamente con nuestro dinero.

11 Comentarios

  1. Gana la banca. ¡y que lo diga! Me pareec que ha sido usted bastante moderado al atribuir la responsabilidad de una manera tan genérica y poco agresiva a esos traficantes. No todos ellos están en la Banca y la Bolsa, pero la mayoría sí lo están, y han sido esos dos sectores los que se han llevado los dineros de emergencias. ¿Estaría todo planeado como unn doble negocio? Ahí dejo la pregunta.

  2. Se dice que los funcionarios son los únicos ciudadanos a resguardo de la crisis y no es verdad, como se apunta aquí, pues los hay que se han beneficiado y mucho de la ruina de la masa. ¿Hay diferencias entre esta crisis y la del 29? Si alguien lo cree y sabe, por favor que lo comente aquí.

  3. Pues claro que la hay, don Berdigón. ¿A que no ha visto a ningún magnate arrojarse desde un rascacielos esta vez? ¿Sabe por qué? Porque hoy día todos están en todo, todos ganan en cualquier caso, todos participan estratégicamente de las diversas capas de la tarta. ¿Por qué cree si no que los Gobiernos ha “pagado” tan callando esas enormes fortunas? DE estacrisis muchoas saldrán muchísimo más ricos de lo que eran antes de que llegara, como creo recordar que escribió aquí mismo jagm hace algún tiempo. No lo dude, nada es igual. Aquello pillò por sorpresa, esto se veía venir desde lejos. Todos menos Solbes y ZP. ¿O también? ¡Pues claro que también!

  4. Pertenezco al gremio de los insensatos que el domingo deposito las páginas salmón del(os) periódico(s) en el contenedor azul más próximo para aliviar el peso de la bolsa de plástico. He dejado de comprar la prensa a diario, salvo algún periódico de pago en la red, y ojeo muy por encima los titulares de dos o tres. Pero esto es la releche. En las páginas ‘serias’ del periódico te meten sin anestesia dos o tres páginas de economía. ¿No era el de economista un oficio desaparecido en la ballena de Jonás de esta crisis? ¿Cómo tienen la desvergüenza de permitir que se sigan conociendo sus nombres? Pues nada, siguen firmando artículos y concediendo entrevistas, como si a uno le faltaran tentaciones de de darle una manita de aceite a la escopeta de martillos del abuelo y recortarle los cañones.

    Leo que hoy, 9 Aug, se cumplen dos años de que el BCE realizara su mayor intervención financiera, inyectando casi 85.000 millones de euros por la crisis desatada por la ídem inmobiliaria de USA, que los videntes Solbes y Zapatero ignoraron, como un peón que se come al paso. La radiografía mundial de estos 24 meses es devastadora. Y en España, aterradoramente peor. Un hombre de visión lúcida, con no tan antiguas responsabilidades en la política española, pero cuyo nombre voy a omitir, opina que que si insistimos en este tipo de política -la realizada hasta ahora-, me moriré sin que hayamos salido del bache.. Y no es tan mayor.

  5. “Creo que las instituciones bancarias son más peligrosas que un ejército. Si el pueblo americano alguna vez permite a los bancos privados controlar la emisión de moneda los bancos y las corporaciones que crecerán alrededor de ellos privarán al pueblo de su propiedad hasta que sus hijos despierten sin casa en el continente que sus padres conquistaron.”
    Recopilado por Pepe Griyo

  6. Gran verdad la que expone hoy don joseantonio, y lo escribo junto porque hay día que quisiera verlo en los altares aunque bien conozco que su madera, en algún sentido, no es de las de peana… La banca gana siempre pero retira su ganancia del tapete verde como el mal jugador jace en el Casino (en el Otro), senicllamente porque es la columna vertebral del Sistema, como gusta decir nuestro amigo, todavía conn un acento marxistón, que le honra. Respecto a la duración de la crisis, soy de los qe creen que a lo mejor la cosa la han pintado peor todavía para sacarnos los cuartos suplementarios, así que conservo alguna esperanza de verla concluida, a pesar de mi edad, que es mucha.

  7. Totalmente de acuerdo. A veces , si pudiera, echaría por ahí algunos cóckteles Molotof…
    Eso sí que sería revolucionario, si simplemente se confiscara para el bien común los beneficios de las grandes entidades bancarias y financieras a partir de un tanto por ciento que definir, para que NUNCA el dinero fuera más o mejor retribuido que cualquier trabajo.
    Besos a todos.

  8. No se meta en “páginas salmón”, querido ja, que puede salir trasquilado. Ya sabe cómo se las gasta este personal blindado que ha perdido toda la vergüenza hace mucho tiempo y cuenta, además, con la capa encubridora del propio poder público, tantas veces “socio” en el mismo negocio. Un tema interesante, una reflexión lamentablemente perdida, diría que inutil, dada la relación de fuerzas, que es de infinito a casi nada. Paciencia y barajar, casineros. Y si alguien compró acciones de los bancos hace un par vde meses ya sabe que el negocio –o al menos, sus migajas– también es para el común de los mortales.

  9. Con mucho gusto, Pantera Rosa!
    Hoy en día para volverse rico, mejor ser financiero que empresario.
    En cuanto al sistema actual de inversión en acciones es amoral , a mi modo de ver: al obrero, al que trabaja y crea el bien se le regarea el sueldo para que las acciones del capitalista, del que tiene acciones puedan remunerarse mejor. Para mi, la capitalizacion por acciones puede aplicarse unicamente cuando los accionistas son los propios empleados o trabajadores o asociados a la empresa….Y aun así: tienen que estar directamente y claramente implicados en la empresa….Se ha visto a los empleados con participación en los resultados dela empresa votar a favor de un aumento de remuneración de las acciones sin darse cuenta que sin duda esa medida les perjudicaba a ellos , en tanto que empleado o trabajador.
    Tampoco estoy en contra de que el que ofrece su dinero tenga su recompensa, pero NUNCA en mayor proporcion que el que produce el bien.

  10. la banca es como el casino siempre gana, y al crupier o jugador profesional que se le pase por la cabeza jugársela lo hacen desaparecer.

Responder a ecónomo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.