Un lector publicaba aquí mismo ayer una carta espléndida en la que, glosando a Luis Carlos Rejón, le cantaba las cuarenta a los cabreados de IU en el sentido de que si Rosa Aguilar había claudicado ante la “tentación demoníaca permanente” del PSOE (Cayo Lara), la verdad es que ellos, los cabreados, sin excepción probablemente, llevan años dejándose los nudillos en la puerta de la “casa común” sin que le hayan abierto ni el postigo de servicio. Rosa ha apostado a ganador, cierto, cosa que se veía venir desde hace la tira, pero a ver quién en la coalición puede, en conciencia, arrojar contra ella la primera piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.