Todo lo que se haga por la igualdad entre los sexos, bueno es. Lo que se haga por esa causa o cualquier otra causa justa de manera impropia, malo. Hay demasiada industria alrededor de la legítima aspiración a la igualdad, demasiada burocracia, demasiado camelo. En alguna comarca andaluza se crea “un espacio de reflexión para sentar las bases de cara a la creación de un Foro para la Igualdad de Género” que se inician con las inevitables jornadas y financia…¡la consejería de Agricultura y Pesca! No lejos de allí el afán municipal “abordará la dependencia emocional del colectivo de mujeres y le proporcionará las claves para evitar la dependencia obsesiva hacia sus parejas”, trabajando en “talleres de autoestima” y cursos de relajación, dependencia y ¡defensa personal! Vamos perdiendo el oremus cada día más, en este negociado no cabe duda de que en perjuicio de la justa causa. Demasiada burocracia, ya digo, demasiado camelo. Como alguien no ponga pie en pared este negocio acabará en disparate.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.