El mitin del PP en Dos Hermanas marca el principio del fin del histórico complejo de inferioridad que la derecha ha mostrado siempre ante la izquierda. Seguro que ni ellos se esperaban el éxito ni desde la acera de enfrente –Pizarro, desde el PSOE bromeaba con su fracaso hace poco—podrían esperar que, abarrotado el recinto de las 20.000 personas, otras 3.000 se quedaran fuera por falta de aforo. Y encima el disparate de la subida de impuestos que puede abrir para el PP un futuro despejado simplemente con la promesa de bajarlos. Hay cosas que están cambiando mucho en Andalucía. Ésta de entrar en la cueva del león y apropiarse de ella marcará, sin duda, un hito en esta crónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.