Es verdad que en Túnez parece que han abucheado ya varias veces al líder islamista Ghamouchi y que en Egipto, de momento, oficialmente se piden disculpas cuando los cristianos son masacrados por los yihadistas o por la propia policía. Hay un ten con ten de cara a Occidente para llevarse bien con el Gran Hermano que, en definitiva, ha afligido a ese mundo con varias guerras pero también acaba de ganarles una, la de Libia, que en adelante no funcionará como tiranía personal sino como despotado teocrático. La galería de fotos que circula por Internet mostrando el apoyo casi universal recibido por Gadafi queda, en cierta medida, neutralizada por los bombardeos combinados de nuestras democracias, pero, a cambio, el CNT no ha tardado ni un día en proclamar, por boca de su líder, que en el país liberado no regirá otra ley que charia y que cualquier disposición contraria a ésta será nula de pleno derecho. O sea, un pan como unas hostias, una estrategia que, surgida del síncope del 11-S, ha acabado mordiéndose la cola hasta organizar una cruzada al revés. Una leyenda refiere que cuando Ricardo Corazón de León cortó un de un brutal mandoble una fuerte pieza de hierro, Saladino cortó suavemente con su alfanje una gasa suspendida en el aire, fascinante imagen de la astucia frente a la fuerza bruta. Y bien, ahí tienen a nuestros nuevos cruzados liberando un pueblo de una ominosa dictadura para entregarla a un régimen que, por definición, no será democrático. Antier los mahometanos de estricta observancia coreaban en las calles de Túnez un aviso inconfundible: “Votar es pecado”. Y en Sirte, los nuevos dueños pedían a los libios (no a las libias, ojo) que se sintieran libres, para empezar anulando el divorcio pero tirando de poligamia. Occidente deberá asumir en adelante sin rechistar un multiculturalismo no sólo por completo ajeno a la idea democrática, sino enemigo de ella. Las colas ante la morgue para cebar la insania contemplando el cadáver de Gadafi hablan por sí solas. Lo dicho, un pan como unas hostias.

Nadie lamentará la campaña contra Muammar el Gadafi, salvo acaso los próceres de las fotos amistosas y en muchos casos comprometedoras. El problema son sus consecuencias, que convendría haber previsto antes de bombardear incluso a su población civil. ¿O es que hemos tenido alguna vez más cerca que ahora, a un tito de piedra como quien dice, a la famosa amenaza islamista? El espectáculo de las democracias instaurando a bombazo limpio regímenes teocráticos para ocupar el hueco dejado por los tiranos amigos de otro tiempo, es nuevo. Eso no se les puede negar a estos ciegos que se guían unos a otros.

5 Comentarios

  1. Ciegos guiando a ciegos: no ha poidido encontrar mejor metáfora y no sólo aplicable a esta locura libia. Ayer ganaron los mislamistas moderados que a mi me recuerdan en aquellos “nacionalistas mnoderados” que aquí hicieron carrera y evolucionaron a lo que hoy son.

  2. Don Jose Antonio, me alegra su lucidez y su valentía. No he leído a nadie , en la prensa francesa o española, que avise ya de lo que está pasando. Dentro de poco Gadafi nos parecerá un ángel de dios comparándolo con lo que se avecina…..
    Cuando en Francia o en España empiecen a cerrar iglesias y a abrir mezquitas y tengamos que hacer kilómetros para asistir a un culto quizas empecemos acreer en lo nuestro y en defenderlo.
    Un beso a todos;

  3. No cabe dudar de que la situación de Libia es, cuando menos, imprevisible. Estoy entres quienes no comprendo ni comprendimos nunca el planteamiento de los “aliados”, teniendo en cuenta cuántos confñictos similares se han desarrollado antes sus ojos sin lograr una mínima reacción. La galería de fotos de que se habla lo dice todo. Gadafi era un canalla pero este mundo está lleno de granujas y, lo que quizá es peor, de tontos, útiles o inútiles.

  4. Todavía hemos de oír vítores porque los “libertadores” se hayan mostrado islamistas moderados, de esos que sólo piden que la ley sea la letra del Corán y sus interpretes. Los pelos de punta, es la única reacción posible.

  5. Esta ha sido la operación más improvisada de cuantas llevamos vistas. Veremos lo que nos acarrea, pero mucho temo que jagm lleve razón con su pesimismo.

Responder a Marta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.