La hermana del alcalde de Carboneras, la misma teniente de alcalde que ya fuera condenada con él por delito electoral en 2005, vuelve a ser ahora encausada por el mismo presunto delito. ¿La culpa? De los culpables, eso seguro, pero sin olvidar el clamoroso indulto que el Gobierno de ZP concedió a ambos hermanos defraudadores a un  mes vista de las siguientes elecciones para que pudieran presentarse a ellas al año siguiente. ¿Tanto supone controlar un Ayuntamiento como para que todo un Gobierno se ponga en evidencia de esa manera? Los indultadores sabrán. Lo que desde luego no cabe hacer es condenar sólo a los reincidentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.