Aumentan las fracturas internas en la osamenta conservadora. Vean quebrarse doblemente al PP en los dos bandos de costumbre como si se tratara de compensar las crisis de la acera de enfrente, y eso que la batalla del congreso regional no ha hecho más que insinuarse. Y contemplen al resto de ese frente amplio –Cs y Vox—tensando sus propias disputas como si esta situación límite lo permitiera, los primeros asfixiados en su ambigüedad al apoyar a mismo Gobierno que combaten, y los segundos perpetrando el grave incidente anti-autonómico del 28-F demostrativo de su escaso apego al parlamentarismo. Las desnortadas Derechas son hoy en Andalucía la última esperanza de unas Izquierdas disueltas en el magma populista. Nunca ha estado más desierto ese Centro que nunca existió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.