La decisión de Griñán de no hacer autocrítica tras el bastinazo colosal de las municipales tiene, desde luego, explicación sobrada. Ya me dirán cómo racionalizar el hecho aplastante de que más de un 60 por ciento de los votos perdidos por el PSOE lo hayan sido en Andalucía, que uno de cada cinco nuevos votos del PP en toda España haya salido de las urnas sevillanas o que la señora presidenta del PSOE-A haya fracasado de la manera estrepitosa en que lo ha hecho en su pueblo natal, Antequera. Hay situaciones en lo más práctico es no revolver el cotarro entre otras cosas porque demasiadas voces atruenan ya el ámbito interno de ese partido que por primera vez pierde unas elecciones en Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.