Supongo que un rapto de cabreo incontenible, el hijo del famoso fotógrafo de guerra catalán Agustí Centelles ha revelado que la foto, realmente emotiva, de los milicianos parapetados tras la barricada de caballos muertos y empuñado sus fusiles no es más que un montaje realizado después de ocurridos los acontecimientos. Otro caso que sumar al precioso fraude que parece ser que fue la mítica instantánea de Robert Capa del miliciano herido de muerte, icono republicano durante tantos años, y ahora debelado por la técnica. Hasta las foto de Franco con Hitler en Hendaya –en aquella la mayor ocasión que vieron los siglos– resulta que, al digitalizarse los ficheros de la Agencia EFE, se ha probado que no fueron más que montajes en los que se realzó la figura del Caudillo procurando, entre otras cosas, que su estatura no desentonara demasiado con la del dictador nazi. Todos hemos visto en Leningrado el cuadro famoso de los revolucionarios soviéticos del que habían sido eliminado limpiamente la figura de Troski tras le derrota menchevique y algunos menos la foto de los dos líderes frente al Bolshói de la que asimismo se eliminó al vencido. Una foto del célebre rostro esculpido (no hará falta decir que por marcianos) en un saliente del Machu Pichu resultó tan falsa como la del tigre chino extinguido hacían tres décadas y que un agricultor manitas coló de matute manipulando un viejo calendario antes de ser condenado a prisión y a una respetable multa. Miles de instantáneas de ovnis, espectros y fantasmas han dado de comer a una legión de truquistas durante muchos años y le seguirán dando, me imagino, asistidos como están ahora de ese prodigio falsario que es el ‘fotoshop’. Tal es la virtualidad del engaño que hasta ha hecho fortuna la leyenda de que el primer alunizaje no fue más que un embeleco tramado en Hollywood por los fulleros de la NASA. Sin ir más lejos, yo tengo una cuñada que le arañaría a usted la cara si osara discutir el asunto ante ella.

Volviendo a la foto de Agustí, se me ocurre que si con los documentos materiales ocurre lo que ocurre, en el terreno la etérea memoria histórica habrá que estar preparados para lo peor, siempre a favor de un relativismo al que le están saliendo por la culata no pocos tiros. Tampoco eran auténticas las imágenes de los héroes de Iwo Jima izando la bandera ni la del soldado soviético haciendo lo propio con la suya en Berlín que hizo Chaldej, y ya ven que no se ha hundido el mundo de nuestras convicciones. Quién sabe, quizá las pruebas no son tan decisivas para la Razón. No es ninguna novedad, después de todo, que lo mismo en un bando que en el de enfrente, la fe mueve montañas.

7 Comentarios

  1. Ayer hablábamos de la pérdida de la carta con su sobre y sello, y hasta su perfume, y hoy toca el segundo gran embeleco del fotoshop. Había auténticos magos del recorte -y las fotos de Hendaya, o la desaparición del padre de los troskos de las respectivas- a sueldo de aquellos emperadores quizás tan solo por su habilidad y hoy cualquier miembro o miembra, jeje, de nuestra basca hace maravillas con el ordenata. Serán analfabetos, ágrafos o puramente alcornoques, pero delante de la pantallita hacen virguerías. Son los tiempos.

    Pero me carteo con un chavalote que aún no ha cumplido los treinta y no solo escribe sin faltas de ortografía -¿no se han reído muchas veces con esos subtítulos para sordos con que nos castigan las televisoras?- sino que domina las normas más elementales de la preceptiva y versea con gracia y oficio. Le digo que siga cultivándose y en lo posible haga apostolado sobre el tema, aunque terminen siendo una especie de secta.

    No descorchen mañana productos polacos, por fa. Nos los han colado durante muchos años pero va siendo hora de que se los beban solo ellos.

    Besos a todos.

  2. Este es un tema que ya ha tocado varias veces nuestro anfitrión y que entronca con la Historia y la Memoria. Palabras o fotos, igual da, con ellas se puede mentir lo mismo o aportar pruebas fidedignas…Lo dificil es no hacerse un lío y saber cuando lo que te ponen delante es digno de crédito y cuándo no. Para eso hay que saber mucho o tener antenas. Hay cosas que no me creo, pues ¿quién me dice que de cuando en cuando no se me cuela una mentira como un piano?
    Besos a todos

  3. Hay quien quiere tapar el agujero ideológico abriendo una fosa. ¿Me siguen, amigos? Nunca caí en su tramapa, pero me da pena ver que hay quien sigue cayendo todavía hoy.

  4. Con lo que nos hemos emocionado con esas fotos, querido don ja, el rojerío juvenil de los 70, cuando las niñatas se enamoraban de Guevara y los mozos ponían la foto de Marx en la cabecera de la cama! Hoy ya no cabe fiarse de ninguna foto, envista de lo que son capaces de hacer los manitas –comparado con los cuales el chino del que habla la columna es un pardillo– capaces de otorgar la eterna juventud a Ana Obregón. Me ha interesado mucho la idea de que la Razón no tenga tanta necvesidad de pruebas como creemos, aunque eso nos llevaría ya a un terreno más escabroso. LO felicito hoy una vez más y, por si aca, FELIZ AÑO NUEVO A TODOS.

  5. Pues si les digo que de una foto campestre, mi hermana experta en fotoshop, me sacó mientras se me aparecía la Virgen… y LA VIRGEN ERA ELLA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.