Loca por desviar la atención de la avalancha de subidones de precio que se nos echa encima, la Junta agita vocea desenfrenada los resultados de su costosa investigación sobre las fosas comunes de la guerra civil que, por lo visto, son las más numerosas de España. Está bien honrar a las víctimas –aunque sea más de 70 años después—pero no cabe duda de que, en este preciso momento, lo que abruma a los andaluces no es esa memoria herida sino ésta que ya se anda llamando “la peor cuesta de enero de nuestra vida”. Va a subir todo en cascada en una sociedad con más parados que ninguna y el empleo más precario. Lo de las fosas está muy bien, seguro, pero no debemos dejarnos distraer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.