Zanjado por fin el pleito interno del PSOE andaluz con la sumisión sin condiciones de Susana Díaz. ¿Y cuándo acabó de otro modo una crisis del PSOE andaluz? Según el protocolo vigente, la defenestrada recalará en el Senado del Reino, cámara inútil donde las haya pero refugio seguro y sopa boba garantizada para disimular las cicatrices partidistas: todos contentos, pues, …más o menos. Y así seguirá siendo mientras la clase política “profesional” que nos gobierna aterrice sin paracaídas en la vida (y en la nómina) pública. Habría que ser muy obtuso para pretender que la ex-lideresa se despeñara en el vacío tras su mandato, una mano detrás y otra delante. Al Senado, pues, y ya veremos qué pasa cuando haya que hacer las listas para unas nuevas elecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.