El caso Beas se cierra como era previsible: con la condena de la ex-alcaldesa Rosa Beltrán (PSOE), responsable “directa y única”, según el Tribunal de Cuentas, de la “desaparición” de más de 700.000 euros destinados a diversas obras que nunca se acometieron siquiera. El PSOE no puede mantener por más tiempo la ambigüedad en torno a este asunto, pues se expone a la pregunta de si el dinero desaparecido pudiera haber sido desviado hacia donde el partido no querría reconocer. Y Beas es un pueblo modesto que no se merece una merienda de negros como ésa. Deben aclarar dónde está el dinero y como ordena el Tribunal reponerlo sin excusas. Por lo menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.