Se acabó. La Junta ha accedido, por fin, inscribir en la Junta de Compensación el Ensanche Sur de la ciudad, que venía negándole desde el año 2005. Vía libre, pues, para que el Ayuntamiento boicoteada de tan mala manera acometa ahora el mayor proyecto que verá la capital en el primer cuarto del siglo presente, un proyecto que, en muchos aspectos y por muchas razones, marcará un antes y un después en el urbanismo onubense. Si no fuera porque bien está lo que bien acaba, habría que preguntarle a Chaves y a su partido (sobre todo al local) que ha ganado perjudicando a Huelva al retrasarle la obra –como ya hiciera con el replanteamiento de Isla Chica—para, finalmente, tener que entregar la cuchara. Pero, en fin, se acabó. Guste o pese con esta decisiva transformación de la ciudad al proyecto municipal que presiden Pedro Rodríguez habrá que reservarle un lugar destacado en la crónica local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.