Ahora sí que ha de cambiar el ciclo en Andalucía. El triunfo del PSOE en las “generales”, que doña Susana reivindica como un éxito suyo, la descarta definitivamente ante el doctor Sánchez, que la laminará tarde o temprano a pesar de ser el más desacreditado presidente de nuestros Gobiernos democráticos. Eso no es la primera vez que sucede en Andalucía, desde luego, e igual que en las ocasiones anteriores se ha de traducir en una purga de la dirigencia andaluza diseñada desde Madrid. ¡Estos federalistas son los más jacobinos del mundo cuando han de bregar con la oposición de “las provincias”! Adiós, pues, a doña Susana, a pesar de su autoproclamado triunfo, lo que demuestra, una vez más, lo injusta que puede ser la realidad  política. Se ha dicho –ya ven que con razón–  que la política depende de sus responsables más o menos como el tiempo depende de los meteorólogos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.