Es una proeza cultural lo que han hecho en Niebla (Juan José Oña y otros) desde hace un cuarto de siglo: un Festival de Teatro que se ha convertido en una de las citas anuales más prestigiosas y no sólo para la provincia, luchando contra mil obstáculo, como suele ser preceptivo en nuestra tierra, y sin hacer concesiones en ningún momento. Niebla ha ido a mejor, creciendo año tras años, luchando con dificultades mil, y no se ha plegado nunca a fórmulas decadentes. Hoy hemos de celebrar ese hito y considerar una simple nadería el quite malicioso de Serrato al tratar de politizar un evento que no es más que un éxito de Huelva, es decir, de todos los onubenses.

1 Comentario

  1. No puedo dejar dejar de tronar tres hip y un hurra por la ciudad de las murallas, de las que tan cerca nací y congratularme de que cada verano el castillo de los Guzmanes acoja tan relevante representación de una cultura penosamente agredida en tantos otros sitios.

    No, no hace falta que me pregunten. Hablo del Canalsú. Con las escasísimas excepciones que conocemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.