Hubiera ido, de haberme enterado a tiempo, a la presentación del libro que con ese título ha escrito Alcaraz. La presentación tuvo lugar en una sede sindical que fue antiguo teatro, no sé si cogen la ironía. Y aunque desconozco le contenido, el título mismo se me viene a las manos al leer en la crónica parlamentaria la soflama de la portavoz de IU sobre la corrupción urbanística y su afirmación de que “hay cientos de ‘marbellas’ y ‘marbellitas’ en ciernes en toda Andalucía”, y su acertada apreciación de que en esa ciudad de los milagros “se ha tardado quince años en intervenir y sólo lo ha hecho la lentísima Justicia, no la Junta”. En boca quienes han impedido decenas de comisiones de investigación en el Parlamento, la verdad es que semejantes palabras resultan cínicas además de oportunistas. ¡Y tan ‘extraños centinelas’! Tal vez ‘compañeros de viaje’ hubiera sido un título mucho más ajustado a la realidad.

3 Comentarios

  1. Una se quita la pamela ante los hermanos Rejón. Ellos saben por qué si leen ésto. Lo cuento: ambos han vuelto a su oficio. Señal de que lo tenían. No como otros, que los sacas del pesebre y no saben ni hacer mierda en las tripas.

    Muy en particular los de Izquierda Hundida. Los Valderas y compañía se han desautorizado ellos mismos para ni siquiera alzar la mano. No hay permiso para hablar. Usted se calla que tiene la boca llena. Y si ya ha tragado tampoco la abra que se le ven los pedroños entre las juntas de las muelas.

    “Y pensar/ que un día te quise…” Lo cantaba… Sorry, no me acuerdo. Puto Alzheimer.

  2. Como yo no tengo Alzheimer, puntualizo que don Eduardo Rejón tampoco es que tuviera el empleo que hoy tiene, sino que logró las opotunas modificaciones legales mientras estuvo de consejero en la Junta de modo que, al salir de ella, se encontró con una plaza en el ospital N. S. de Valme. En cuanto al otro Rejón, está en la tiza porque a la fuerza ahorcan. Recuérdese el numerito que montó concurriendo a elecciones junto a un tipo como el alcalde (entonces) Pacheco el jerezano. Suum quique tribuere, suele recordar mi amigo gm, que decía Ulpiano. Y yo ahora.

  3. ¿Y donde me dajan a Alcaraz, otro que tal baila? Aunque lo peor en este caso es lo mal que escribe. No voy a recomendarles que lo comprueben porque sería temerario por mi parte, pero de verdad que no se comprende cómo le editan esas tonterías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.