No se entiende bien la presunción de Griñán de que acertó al retrasar las elecciones a no ser aceptando previamente que los resultados de las generales implican su derrota en unas autonómicas. Por lo demás, de aquí a marzo (porque las fechas que él maneja resultan imposibles), ha de pesar lo suyo la instrucción judicial de lo ocurrido en torno al “fondo de reptiles” con que se pagaban prejubilaciones falsas o se daban millones a Ayuntamientos “amigos” y hasta a amigos sin más. Y otros casos, ya lo estamos viendo. El rumor inverosímil de que Griñán se retirará antes de las elecciones, no deja de tener su lógica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.