El Consejero de Gobernación –recién llegado que poco debe de saber sobre el lío del “fondo de reptiles” y las prejubilaciones fraudulentas—es el enésimo jerarca que sale a palestra a reconocer que “alguien” ha debido de meter la mano en la caja de la Junta y a reclamar que se paguen esas culpas, aparte de manifestar la disposición –¡como si pudiera ser de otra manera!—a entregar a la jueza instructora la documentación que ésta requiera. Se ve que comprenden que ese escandalazo va a gravitar como una losa sobre una campaña electoral en la que se juega nada menos que el fin de un “régimen” que dura ya más de tres decenios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.