No se entiende bien el rebote desmesurado del ugetista Luciano Gómez frente a las iniciativas del diputado ‘verde’ David Hammerstein en relación con el medioambiente onubense. ¿Por qué ese miedo a que la UE investigue seriamente nuestras condiciones ambientales si, como el sindicalista dice, no hay nada que temer porque está garantizada la “normalidad”? Es una barbaridad, en efecto, lastimar nuestra imagen con ataques al Polo pero no debería olvidarse que no todo el mundo está tan convencido como Gómez de que todo es tan normal, en especial tras las insistentes denuncias de organismos solventes sobre la elevada tasa de mortalidad que padecemos en comparación con el resto de España. Un sindicato tan próximo al poder debe tener bien presente que tan deplorable es el alarmismo como la ceguera voluntaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.