¿Qué Europa ni qué cacho cuartos? A la empresa Fertiberia, instalada en el Polo Químico de Huelva, le importa un rábano la autoridad comunitaria europea y se pasa por el arco conopial de sus caprichos al mismísimo Parlamento Europeo. No tienen nada más que ver cómo le ha cerrado la cancela a los europarlamentarios que se han desplazado a la capital onubense para estudiar el caso de los depósitos de fosfoyesos, una vieja cuestión que hace años que viene rodando por los tribunales también con escaso efecto. Y uno se pregunta para qué está la autoridad estatal y la autonómica en casos como éste tan lamentable, aparte de que resulte inevitable plantearse qué podrá estar ocultando esa empresa para plantarse temerariamente y con semejante chulería ante la propia UE. ¿Europa, qué Europa? Hay ocasiones en que dejamos entrever lo mal asumido que está entre nosotros el compromiso europeo.

2 Comentarios

  1. Increíble! Y qué hace la autoridad?…Luego dirán de los Iraniées y antes decían de los Irakíes…..

Responder a Marta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.