Tengo entendido que el presidente de la Junta andaluza ha lanzado el concepto de “oferente de empleo” para sustituir al de “parado”. Quiere el mandatario distinguir, matizando entre el “parado” de toda la vida o el triste “desempleado”, a ese camelístico “oferente de empleo” que ni siquiera se admite ya que “demanda” lo que la Constitución declara como un derecho suyo, sino que lo “ofrece”, reproduciendo la añeja viñeta evangélica del trabajador que aguarda a ser contratado en la plaza por el amo caprichoso. La ocurrencia no es insólita ni aislada,  por lo demás, sino que se integra en una corriente de manipulación lingüística que está siendo fomentada desde el Poder por razones obvias de autodefensa. ¿Qué puede hacer un mandatario que tiene ya en la puerta de su despacho  más de un millón de paisanos “ofreciendo empleo” sino destruir el concepto mismo y sustituirlo por una metáfora inasible? En Internet circula la foto de un cartel del Plan E en el que el “Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Social” (vayan tomando nota) anuncia la concesión de un simple ordenata portátil y sus avíos transformada en “Suministro de ordenador portátil y equipo digital de ofimática multifunción, Presupuesto 3.459 euros, Plazo de ejecución, un mes”, iniciativa colosal que va garantizada por el Ministerio de Política Territorial con el visto bueno del Gobierno de España. Pero eso no es nada. Paseando por Sevilla veo, a los pies de su Ayuntamiento, una elemental rejilla para aparcar bicis lleva un desopilante letrero que la identifica como nada menos que como una “Infraestructura para la sostenibilidad”. Ahí queda eso. Andalucía ha liquidado de un plumazo el paro que acogota a las familias con sólo cambiarle la razón a la víctima que ya no “demanda” empleo sino que lo “ofrece”. En esta sociedad donde los cerdos ibéricos tienen ya ocho patas puede ocurrir cualquier cosa.

 

Al final del franquismo se decía que el lenguaje político se componía de unas doscientas palabras. La democracia declinante ha multiplicado por cien ese caudal hasta conseguir –después de escuchar en el Congreso eso de “miembros y miembras”, cualquier cosa, claro—destruir la seria entidad de un discurso que hace tiempo que pasa con mucho la raya de lo tolerable. El propio Griñán, nada más llegar al cargo, invitó a una asamblea de hembras militantes a llamarle “Presidenta”, desafío gramatical de lo más equívoco pero tras el cual comprenderán que llamarle “oferente de empleo” a un “parado” no supone, en realidad gran cosa. Han inventado un nominalismo fullero que no les va a sacar del caos pero que puede contribuir seriamente a averiar la lengua de todos.

9 Comentarios

  1. Cuando el Sr Griñán acabe de aprender portugués podrá decir que los basureros son ” engenheiros do carro da merda” con lo que podrá elevar el nivel curricular andaluz

  2. PS.

    Por cierto, Don Manel: ya le cambiaron al nombre a la basura: “Residuos sólidos urbanos”. Y siguiendo con los eufemismos: donde se concentra la basura se llama ahora “punto limpio”.

    Sdos cordiales

  3. Basura en portugués se dice “lixo”, querido Séneca. Me parece que, en tiodo caso, los ejemplos de la columna son muhco mñas divertidos. Eso de “infraestriuctira de la sostenibilidad”… de la bici, es insuperable. Sólo a ingenios como los municipales que rigen Sevilla se les ocurriría.

  4. La columna entera – y compris el coment de don Manel, es divertidísima. ( Don Max, no me sea tan puntilloso: estoy segura que don Manel sabe de lo que habla y lo hace sin intención maligna.)
    Besos a todos.

  5. Aunque la mona se vista de seda…
    Las palabras no cambian el objeto o sujeto referido, pero sí, a la larga, lo referido cambia el significado de las palabras.

    Recuérdese que la palabra tonto fue sustituida por retrasado, ésta por anormal, anormal por subnormal que fue seguido por disminuido psíquico y a su vez por discapacitado psíquico que es donde estamos ahora, pero ya he sabido de un político imbécil que les llama personas diferentes.
    ¿Alguna de estas ingeniosas palabras ha paliado la desgracia que sufre el sujeto referido?

  6. Obrigado, querido Max , eu sei que em português se diz lixo mas empreguei a palavra merda porque responde a como falam em Portugal, neste caso, para se referir ao lixo. O senhor deve saber que o português é muito ironico.
    Melhores cumprimentos e até breve

  7. El eufemismo es el último clavo al que agarrarse. Esta sociedad lleva camino de idiotizarse irreversiblemente llamando gay al maricón, interno al preso y demás zarandajas. Lo de las “infraestrcuras de sosteniblidad”, es una perla. No me epxlico cómo los periódifos no lo han difundido en imagen.

  8. Me privan las columnas de gm cuando se pone lírico y estiliza la pluma, pero estos varapalos tan rotundos y cargados de razón me gustan más si cabe. Me imaginmo el cabreo que se pillarán en la Junta cuando lean estas cosas. Dogo más me imagino, porque como testigo que he sido, me consta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.