Lo que ocurrió en el Pleno del Ayuntamiento capitalino antier fue estupendo, pero más estupendo todavía (en sentido etimológico) el desconcierto de casi todos ante esta memorable y civilizada ocurrencia de plantear una oposición razonable y recibir a cambio una respuesta positiva desde el gobierno. Bienvenido este nuevo talante, aunque puede que al PSOE municipal le esté ocurriendo lo mismo que al PP nacional, a saber, que se ha persuadido de que la estrategia de tierra quemada no conduce a ninguna parte. En ese Pleno se avanzó más que en meses anteriores. Sea cual fuere la razón que cada parte tiene para actuar así, hay que felicitarse en nombre de los ciudadanos al margen de reconocerles a los protagonistas su indudable mérito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.