Cuando leo, un día sí y también el siguiente, las protestas de los empresarios imputados en Marbella, reclamando rigor con la presunción de inocencia y todo lo demás, no puedo dejar de rebelarme en el sentido de que algo tendrán ellos que ver también con aquellos desmanes, como piezas imprescindibles de un montaje entre dos partes, la prevaricación de una de las cuales, no implica la inocencia de la otra. Salir ahora con que esos linces del negocio ignoraban si una licencia se ajustaba a la Ley o no, decir que un promotor de gran altura no sabe si el terreno sobre el que construye es edificable o no lo es, es algo que no cuela ni en esta Babia corrupta en la que demasiada gente “comprende en el fondo” la lógica de la corrupción. Nadie debe discutir el derecho que asiste a los imputados, pero tampoco es cosa de se nos tome por idiotas proponiéndonos la idea de que la culpa era exclusiva del gilismo y su descendencia, mientras que los beneficiarios del apaño eran inocentes como ángeles. No hay inocentes en el lío de Marbella. Nadie puede llevarse la pasta ilegalmente con las manos limpias.

1 Comentario

  1. menos mla que hay uno que habla claro. Qué miedo hay a os empresarios, emnprendedores y todo lo demás, Empeznado por los sindicatos. ¿Conoce alguna denuncia sindical a esos empresarios mientras duró lo de Marbella?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.